Finde segoviano

DSC06374

Partimos a Segovia ligeros de equipaje (y, en la mayoría de los casos, de ropa de abrigo) y rebosando curiosidad, esa constructiva incertidumbre. Curiosidad por el destino y su imponente arte e historia, por las experiencias que nos aguardarían, por lo que definirían en términos sociales y emocionales ese par de días de convivencia que ya desde el inicio se antojaban demasiado cortos.

La Voz (justificado sobrenombre de Arturo Colorado) nos ilustra primero bajo la lluvia y en un enclave de cuento como es el Alcázar y al día siguiente bajo un fotogénico sol. Nos guía en el sentido más amplio de la palabra, aquel que incluye todo aquello que los libros por sí solos no enseñan y los buenos maestros convierten en descubrimientos que no se olvidan.
Y lo demás fueron risas, búsquedas, encuentros, preguntas, conversaciones eternas, novedades, intercambios de impresiones e información. Lo de siempre, pero durante más tiempo y en un sitio totalmente distinto pero que muestra algunas pautas en común con Alcalá y Madrid. La comparación es una forma limitada, pero a menudo lúcida, de dibujar los contornos de lo que no podemos conocer en profundidad.
El cumpleañero Tadeo me dijo durante la celebración “es curioso, tenemos que salir fuera para saber qué hay y qué no hay en nosotros de donde provenimos” (o algo muy similar). Estoy totalmente de acuerdo, pero además creo que en esencia puede aplicarse a lo que supone salir de la rutina –por excitante que pueda y deba ser- de las clases, de las reuniones para echarse a la aventura de descubrir lugares desconocidos (o poco conocidos) juntos y pudiendo compartir más horas y espacios que de costumbre, haciéndolo además en convivencia. El viaje sitúa el foco en detalles, conexiones, personas y momentos distintos a los del devenir diario y los intensifica. Todo parece más fácil de situar en el espacio y el tiempo por la mayor compresión de los mismos. Todo tiene otro color, otro matiz asentado en este caso en la ciudad de Segovia. Y para mí ese nuevo matiz empezó con una maleta rodando hacia Colón terminó nada menos que acariciando las últimas horas de nuestra estancia bailando al son de buena música en directo, rodeado de nuevas amistades y estrechando complicidades en la Plaza Mayor de Segovia.

Pues bien, esto es sólo un principio. Uno de los muchos que aún nos aguardan juntos. Agarraos, que vienen curvas y todas nos enseñan algo.

Darío Blanco, mentor de T&S Alcalá, primavera 2014.

Bailando en segovia from Tufts-Skidmore in Spain on Vimeo.
Y aquí unas fotos del finde:

This slideshow requires JavaScript.

Tags: , , , , , ,

One Response to “Finde segoviano”

  1. Mayte September 22, 2014 at 3:31 pm #

    ADORO como nuestro querido mentor nos describe todos nuestros pensamientos, deseos y sueños durante los viajes. Y como dice Darío, esto es sólo el comienzo

Leave a Reply