Familias anfitrionas: Mª Dolores Martín Cadenas

martincadenas

Una vez que el programa te informa de que un estudiante se va a alojar en tu casa el próximo semestre, siempre tienes una gran incertidumbre y curiosidad de cómo será. Los datos aportados por el programa sirven para tener una idea general sobre el estudiante, pero es cuando recibes el primer email de ell@s cuando ya puedes ver un poco más cómo será. Al principio de colaborar con el programa quizá estaba más nerviosa, pero en estos años me he dado cuenta de que son un@s chic@s encantador@s, muy educad@s y respetuos@s, y que nunca me han dado ningún problema.
Los primeros días son muy importantes para que se sientan bien, les enseño la casa y les cuento algo de las costumbres que tenemos, pero intento no aturdir con demasiada información y luego, durante las primeras semanas o cuando va surgiendo, ya les detallo algo más. Me parece importante que sepan donde están las cosas (menaje básico, toallas…) y dejarles un espacio a ell@s en la nevera o cocina para que se sientan a gusto y cómod@s en casa. Durante esas primeras semanas también intento preguntarles asiduamente cómo se encuentran, si necesitan algo, si todo está bien…, vamos, estar un poco más pendiente de sus necesidades para que cojan confianza.martincadenas2
Hablamos mucho, sobre ell@s, su familia, los estudios y sus gustos. Pero también le cuento muchas cosas sobre nosotr@s para que se sientan un@ más de la familia. Aunque respecto a eso tengo gran ayuda por parte de mi hija, una pequeña de 6 años, que es muy comunicativa y rápidamente l@s trata con una gran confianza.
En casa es mi hija la que se pone muy nerviosa por su llegada, no deja de ser una niña de 6 años, sobre todo el primer día, y siempre tengo que avisar a l@s estudiantes de que normalmente Candela no hace tantas “payasadas”. Pero esos nervios se pasan pronto y rápido solicita que actúen con ella, para jugar, pintarse, hablar, cantar y también se preocupa mucho de que aprendan palabras en español, preguntándoles cómo se llaman los objetos de la habitación, pues ella sabe que están aquí para aprender español. Creo que es una parte importante y que favorece que los estudiantes se sientan como en casa muy rápido.
Y es que uno de los motivos por los que quisimos entrar a formar parte del programa, es porque queríamos que Candela aprendiera a compartir y a respetar las cosas y personas dentro de casa, además de las experiencias que pudieran aportar los estudiantes en su educación, que ella vea con normalidad el aprendizaje de otro idioma como parte importante de la comunicación entre personas y el enriquecimiento cultural por conocimiento de la existencia de otro país o zona geográfica y sus costumbres.
martincadenas3Cuando nos planteamos en nuestra familia alojar a un estudiante quizá una de los principales dudas era qué pasaría y si perderíamos nuestra intimidad. Hoy casi se me hace impensable imaginar no tener a un estudiante en casa. Ell@s nos han aportado mil momentos divertidos, cariñosos, y convivencias que se quedarán con nosotr@s para siempre.
Me gusta pensar y quiero que piensen que han formado parte de nuestras vidas y siempre será así, que tendrán una casa en España cuando quieran y que siempre esperamos que vengan a vernos pronto.
A lo mejor somos un@s privilegiad@s, pero tengo que decir que he tenido la suerte de alojar siempre a estudiantes muy educadas y respetuosas, muy cariñosas, y de las que difícilmente nos olvidaremos.

Mª Dolores Martín Cadenas, familia anfitriona, primavera 2015.

Tags:

No comments yet.

Leave a Reply