Mis extracurriculares, por Anjuli Branz

Mis extracurriculares aquí en Madrid son mucho más interesantes de lo que esperaba. Es una de mis partes favoritas de mi experiencia aquí porque me dan la oportunidad de integrarme en algunas comunidades españolas y de practicar mi español en contextos reales. Tengo que agradecer a Luis por ayudarme a encontrar mis actividades porque trabajó mucho para asegurar que podría hacer cosas significativas.
Aquí, tomo clases de Hip-Hop en el estudio de baile El Horno. Me gusta mi clase mucho porque la coreografía es muy divertida y mi maestra tiene mucho talento. Además, he encontrado una comunidad allí que me encanta. Siempre asisten las mismas personas a mi clase y nos apoyamos mucho. También tenemos una cuenta de correo electrónico para compartir información sobre la música o los videos de la coreo y siempre nos enviamos mensajes como buenos amigos. Cuando no asisto a la clase, la siguiente vez que voy, todos me preguntan dónde estuve porque me echaron de menos en clase. Aunque sólo tenemos clases los martes y los jueves, somos un grupo unido del que estoy feliz de ser una parte.
También en Madrid, tengo un voluntariado muy emocionante. Trabajo con CUPIF (Con Un Pie Fuera), una organización que hace intervención terapéutica con penados. Tienen algunos programas dentro de prisiones pero yo trabajo con un grupo de penados que viven en casa. Son hombres que han cometido delitos de violencia de genero y tuvieron la oportunidad de participar en nuestro programa en vez de ir a la cárcel. Cada viernes, tenemos sesiones terapéuticas en grupo en que hablamos de cosas como emociones, el amor, los celos, etc. Como este programa dura nueve meses, al principio, la directora me dijo que sería mejor si sólo observaba las sesiones. Pero, ahora, estoy ayudando más a crear las actividades para cada sesión y presentar algunas de las partes más pequeñas a los penados. Trabajo con otros cinco monitores para hacer este trabajo que también son estudiantes o graduados de psicología. El verano pasado, trabajé con víctimas de violencia de genero y para mí es increíblemente interesante ver el otro lado. También es importante para mí hacer algo productivo aquí en la comunidad para sentir que tengo algo para ofrecer a Madrid en vez de sólo tomar.

Anjuli Branz. Tufts en Madrid. Primavera de 2012.

Tags:

No comments yet.

Deja un comentario