Mis extracurriculares, por Arielle Baran.

Normalmente, cuando estoy en Tufts estoy tan ocupada y estresada que no tengo la oportunidad de hacer cosas divertidas o relajadas. En los Estados Unidos hay mucha presión para estar haciendo cosas productivas todo el tiempo. Durante la semana, trabajo en el edificio de servicios para estudiantes, voy a mi práctica donde trabajo para una serie de documentales, trabajo con estudiantes enseñándoles como escribir bien y bailo bailes de salón con mi pareja. Todo eso en conjunto con mis estudios y mi vida social me hace sentir bastante cansada.
Cuando vine a Madrid, tomé una decisión consciente de no tener tanto “en mi plato”. No quería sentir estrés o necesitar preocuparme por muchas cosas. Quise tener la libertad de irme un fin de semana y no necesitar regresar a un montón de obligaciones. Quise que mi tiempo en Madrid estuviera lleno de tiempo libre para explorar, viajar y visitar museos, jardines y parques nuevos.
Con todo eso en cuenta, sí estoy tomando tres clases académicas y dos clases de flamenco a la semana. El flamenco me permite hacer ejercicio y me hace relajarme un poco. Estoy tomando mis clases en El Horno, que es un sitio buenísimo de baile situado en el barrio de Lavapies. Yo vivo en La Latina, así que tardo 5 minutos andando para llegar. Voy cada lunes y miércoles dos horas y me divierto mucho.
Como había bailado antes y tengo bastante experiencia en varios estilos de baile, la maestra de mi clase me dejó entrar al nivel más alto. Es bueno que hiciera eso porque prefiero tener que trabajar más que sentirme aburrida en mi clase. A veces es difícil estar en el nivel más alto porque no tengo la técnica de flamenco más básica. Pero estoy aprendiendo mucho y la clase es muy divertida. Es un estilo muy distinto y es un estilo llena de pasión. No sé si en estos cortos cuatro meses, voy poder encontrar esa pasión pero voy a intentarlo. Mi maestra baila con mucha fluidez. Se ve que ella ha bailado toda su vida y ni piensa cuando está bailando los movimientos y pequeños detalles. Espero que un día pueda bailar el flamenco así.
Cambiando de tema, tengo cuatro compañeros de clase y yo soy la más joven. Pero todas mis compañeras son muy lindas y a veces salimos todos a tomar una copa después de la clase. Así que no necesariamente tengo amigos en El Horno pero sí me da oportunidad de conocer nueva gente y practicar más mi español.
También creo que vamos a hacer un show al final de mayo. No estoy segura, pero mi maestra quiere organizar algo para que todos podamos presentar nuestro baile. Espero que todavía esté aquí en Madrid para poder hacer el show y presentar todo lo que he aprendido.

Arielle Baran. Tufts en Madrid. Primavera de 2012.

Tags: , ,

No comments yet.

Deja un comentario