Un fin de semana en Madrid, por Lucas Holmes

Una ventaja de Madrid es que la mayoría de los estudiantes tienen los fines de tres días. Esto significa que una gran proporción de su tiempo en el extranjero es tiempo libre. ¿Entonces que pasa durante un fin de semana en Madrid? La verdad es que nadie piensa mucho en las tareas en los findes, lo que es genial porque hay mucho que hacer en Madrid.
En muchos de los findes, algunos estudiantes organizan un picnic en el parque de El Retiro. Los picnics son una opción económica porque cada persona no tiene que traer más que una o dos cosas para el picnic, así que sólo cuesta un promedio de cinco euros comer una diversidad de comida.
Este pasado domingo fui al famoso Rastro con amigos españoles, que es un mercado que ocurre cada domingo en la parte más vieja de la ciudad que se llama “La Latina”. Compré un CD de música para mis padres. El Rastro es muy popular entre los turistas. Después del Rastro, buscamos un restaurante en La Latina para almorzar. El proceso de encontrar un lugar para ir es parte de la diversión porque puede explorar diferentes partes de la ciudad. Además de explorar, probar restaurantes en Madrid es una actividad aventurera y, lo más importante, muy gratificante.
Si sólo se ha visto Madrid durante el día, sólo se ha experimentado una mitad de la ciudad. Por las noches, Madrid se llena de vida. Madrid es una ciudad para salir con los amigos. Madrid tiene cientos y cientos de bares y de discotecas. Este finde fui con amigos a un bar de jazz que se llama “El Junco” y vimos música en vivo. Normalmente, a mí me gusta salir por Malasaña. Malasaña, un barrio de moda, tiene muchos bares chulos y alternativos, distinto de cualquier otra parte de la cuidad. Una diferencia de los Estados Unidos es que la noche empieza a la una y termina a las seis en Madrid, entonces muchos findes se duerme por el día y se vive por la noche.
Por eso, los findes durante el día suelen ser relajados. Este sábado pasado, mis amigos y yo fuimos a Starbucks para hacer tarea. En vez de trabajar, ¡hablamos durante cuatro horas! Los días pasan muy rápidos y pronto viene la noche otra vez.

Lucas Holmes. Skidmore en Madrid. Primavera de 2012.

Tags: ,

No comments yet.

Deja un comentario