El festival medieval de Alcalá de Henares

Hace dos fines de semana que fuimos al festival medieval. Estuvo muy divertido, y fue una experiencia que nunca voy a olvidar. Durante tres días fuimos al festival, y cada vez la experiencia era diferente. Caminamos por las calles con toda la gente que fue también.
Fuimos a las tiendas del festival para comprar regalos para nuestras familias. A mi madre le gusta la ceramica. Por eso, me alegré mucho cuando encontramos un hombre de Galicia que vendía ceramicas que él había hecho a mano. Compré un tazón de barro para mi madre y un silbato de barro, en el que puedes poner agua para cambiar su sonido. Me gusta mucho. Recuerdo que una noche, este hombre de Galicia nos dijo que iba a tomar algo y nos preguntó si podíamos cuidar su tienda. Estabamos un poquito sorprendidos, y antes de poder preguntarle si hablaba en serio, él fue a tomar un café. No sabíamos qué debíamos hacer. Por eso, esperamos hasta que volvió. Esta es una experiencia única y algo que nunca podremos olvidar.
Otra día durante este fin de semana invitamos a los estudiantes de Madrid a venir y visitar el festival. Por eso, pasamos un día con ellos. Les enseñamos todas las partes del festival que nos gustan más. En particular, fuimos a las barracas que tenían queso. Nos gustaban esas porque nos permitieron probar los quesos gratis. Mis quesos favoritos eran un queso de leche de oveja que tenía sabor muy fuerte, y otro- un queso verde que tenía sabor a pesto. Me encantaban.
Me gustaba el festival. Sin embargo, como nuestro programa nos obliga a comer fuera de la casa una vez al día, cada noche durante el festival era muy difícil encontrar un restaurante para comer. Todos los lugares tenían muchos turistas. En general el festival estaba muy bien, pero también estoy feliz de que haya terminado.

Varak Baronian. Skidmore in Alcalá, otoño 2012.

Tags: , ,

No comments yet.

Deja un comentario