Familias anfitrionas: Amparo Juan

1.jpgDesde la primavera del año 2010, tenemos la suerte de conocer el programa de Tufts y Skidmore, y trabajar con estudiantes, chicos y chicas estupend@s, cada un@ con sus características y peculiaridades diferentes; nos fuimos adaptando a ell@s según sus exigencias y sus necesidades.
De tod@s hemos aprendido y dejado un buen recuerdo, amistades con las que a día de hoy todavía nos estamos escribiendo.
Cada un@ nos deja el recuerdo y la satisfacción de haberles conocido y tenido en casa como a un@ más de la familia; con mucha alegría cuando me decían que se sentían como en su casa, o cuando venían de viaje y me decían que me echaban de menos, a mi comida, su cama, etc.
A la mayoría de los padres verdaderos de l@s estudiantes los conocimos e invitamos a comer o a cenar con mucha ilusión, porque ya nos conocíamos a través de internet.
Con cada estudiante que viene a casa l@ esperamos con muchísima ilusión; pensando en qué podíamos hacer para que el estudiante se sintiera bien. Estoy siempre pendiente de ell@s, de sus comidas, de qué les gusta y de sus horarios.2.jpg

Cuando por primera vez vi a Sydney en el autobús, resultó como me la imaginaba: sonriente, dulce y cariñosa. Unos días antes nos habíamos puesto en contacto con ella por correo electrónico.
Los primeros días de estar en casa pasaron muy rápidos, Sydney tenía muchas cosas que hacer con el programa; y cuando llegaba a casa le enseñaba poco a poco para no agobiarla: su habitación, las cosas de la casa, la nevera y todo lo demás, para que ella se sitiera bien.
Intentamos hablarle despacito para que nos entienda.
Salimos de vez en cuando a desayunar, y tenemos pendiente una comida de Sushi porque yo nunca lo he probado y está toda empeñada en que salgamos.

3.jpgAhora estamos completamente seguros de que es una chica muy cariñosa y estamos encantados de estar con ella y ella con nosotros. Le gusta estar con la familia en cualquier evento que tengamos, como en el cumpleaños del padre o en comidas familiares.
¡Es una chica ejemplar y muy familiar!

Amparo Juan, familia anfitriona, primavera 2015.

Tags:

No comments yet.

Deja un comentario