Volver a casa

blog-post-10

Después de un viaje de una semana en el Sur con amigos del programa, el más largo que he hecho este semestre, regresé a mi casa, a mi familia, a mi madre madrileña, Carmen. Me sentía muy cómoda y tranquila por venir a mi casa desde la estación de autobuses. Este semestre, he conocido una madre nueva y cariñosa. Carmen es una mujer generosa, amable, maja, mona, y talentosa. Ella cocina comida buena y casera, hace pulseras como una joyera, ve películas fascinantes, y ríe a carcajadas fantásticas y llenas de vida vibrante. Con ella, he aprendido mucho de la cultura, la historia, y la política de España. Desde nuestros primeros dos besos hemos conectado y discutido muchos temas sobre la vida y los fenómenos del mundo. Ella me permite expresar mis opiniones e ideas con paciencia por mis dificultades de encontrar las palabras y las frases correctas. Y detrás de todas las opiniones, esté de acuerdo o no, tiene una sonrisa reconfortante en su cara.
En muchas maneras, ella me parece muy parecida a mi familia de sangre. Tenemos un sentido de humor muy similar y el mismo sentido acogedor con nuestros amigos y familia. De hecho, cuando mi madre y abuela biológicas me visitaron, Carmen las invitó a una comida en la casa. Quedamos para las tres de la tarde, y después de mucha comida rica y deliciosa, tuvimos una sobremesa de horas. Cuando salimos para regresar al hotel de mi familia, era las nueve y media de la noche. Entre inglés, francés, y español, hablamos y nos entendimos perfectamente porque, en las palabras de Carmen, mi familia “es europea” con las mismas características y prioridades de familia, justicia, y felicidad. Aún ahora, mi abuela pregunta por “Carmencita” y actúo como la mensajera entre ellas.
Estaba animada por volver aquí y pasar mis últimos días con ella disfrutando la ciudad. Es una experiencia distinta tener una casa y familia en otro país, otro idioma, y otras costumbres. Pero es una experiencia que vale el reto del trabajo de la comunicación. Se puede aprender mucho del lenguaje, la cultura, y otra persona que está compartiendo su vida con otra persona extranjera. Ella me dio muy buenas vibraciones al principio cuando dijo que este apartamento es mi casa, mi espacio seguro, un lugar para vivir no visitar. Cada noche, cuando digo Buenas Noches, me responde ¡Que descanses! No estoy como una huésped aquí, puedo descansar en mi casa, lo que es una distinción importante cuando vives en otro lugar por solo un semestre.

Aviva Kardener, student blogger

Aviva Kardener, student blogger

Desafortunadamente, me queda menos de una semana antes de mi vuelo para volver a California. El sentimiento de regresar allí, a mi casa de mi juventud, a mi familia biológica es muy complicado. Tengo que enfrentarme con mis emociones en conflicto. Quiero ver a mi familia y mi ciudad después de seis meses afuera, pero al mismo tiempo, no quiero salir de mi casa aquí, mi nueva ciudad, mi familia anfitriona. Me gustaría pasar mi mes de las vacaciones invernales y después volver aquí a Madrid. Desgraciadamente, eso no es una opción para mí y hay que volver a mis estudios en Tufts para graduarme. Por lo tanto, voy a volver aquí, a visitar a mi madre madrileña, viajar más por España, aprender más español, y reconectar con las raíces que he desarrollado aquí.

Tags: ,

No comments yet.

Leave a Reply

Discover more from Tufts-Skidmore Spain

Subscribe now to keep reading and get access to the full archive.

Continue reading