Carta a mi hija Amanda

Cenando con Amanda y sus padres

Querida Amanda:
Siempre leo los artículos que el resto de familias y de estudiantes escriben los unos sobre los otros y me encantan…en ellos se muestra el acogimiento familiar que todas las familias tratamos de hacer con los estudiantes, pero también la integración y la felicidad que ellos muestran de su experiencia dentro de una familia española.
Siempre pienso que no tengo nada extraordinario que escribir y compartir con vosotros, pero tal vez en la sencillez se halle la esencia de esta convivencia de poquitos meses con nuestros hijos “postizos”. En mi caso este semestre estoy viviendo una dulce experiencia con Amanda. Ella trae mucha paz a mi casa, mucha dulzura. Para mí, que tengo hijos varones, tenerla en casa aporta esa calma que a veces las madres necesitamos. Es un gusto charlar con ella, ver lo entusiasta que se muestra con cada pequeña cosa. Lo feliz que la veo, que sé que es y que en casa me hace y nos hace.
Recientemente nos han visitado sus padres, Jamie y Anne. No es de extrañar que Amanda sea como es, viendo cómo son ellos. Por dos días estuvimos compartiendo mesa y mantel, paseos por Madrid y conversaciones, soltándome con mi pobre inglés, pero sabiendo que ambos lo estamos haciendo bien con y por Amanda. Ver disfrutar de la conversación a Diego y Rodrigo, mis hijos, bromeando con Jamie sobre todo, fue muy gratificante. Y sobre todo hacerles sentir que en la distancia, tienen a su niña querida muy cuidada y muy amada por nosotros.
Gracias Amanda por ser como eres, por concedernos esta oportunidad de conocerte y confío en una larga amistad a través del tiempo y la distancia.

Pilar Rivera, familia anfitriona

Tags:

No comments yet.

Deja un comentario