Cheyenne K.,

“Quise ir a España desde los 11 años. El programa de Tufts-Skidmore en Alcalá superó mis expectativas y cambió mi vida para mejor. Los directores y profesores del programa me hicieron sentir como en casa. Aún sigo en contacto con la mayoría de las personas que conocí durante mi tiempo en Alcalá. Ahora puedo conversar en español con fluidez y utilizo la lengua con frecuencia en Nueva York. Estoy eternamente agradecida por la oportunidad por haber podido ser parte de este increíble programa.”